Iglesia Bautista Reformada del Pacto de Gracia

Biblioteca

Sección de libros electrónicos

Libro de Cheques del banco de la Fe

C. H. Spurgeon

Descargar archivo

​Una promesa de Dios puede compararse a un cheque pagadero a la orden del portador. Esta promesa ha sido otorgada al creyente con el propósito de que reciba una gracia, no para que la lea superficialmente y después prescinda de ella. El cristiano ha de considerarla como algo real, del mismo modo que lo es un cheque para el comerciante.