Iglesia Bautista Reformada del Pacto de Gracia

Sobre Nosotros

Iglesia Bautista Reformada del Pacto de Gracia

Confesión de Fe de Londres de 1689

Cap. XXVII - La comunión de los santos

Capítulos: 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32

1. Todos los santos que están unidos a Jesucristo,1 su cabeza, por su Espíritu y por la fe2 (aunque no por ello vengan a ser una persona con Él3), participan en sus virtudes, padecimientos, muerte, resurrección y gloria;4 y, estando unidos unos a otros en amor, participan mutuamente de sus dones y virtudes,5 y están obligados al cumplimiento de tales deberes, públicos y privados, de manera ordenada, que conduzcan a su mutuo bien, tanto en el hombre interior como en el exterior.6

1) Ef. 1:4; Jn. 17:2,6; 2 Co. 5:21; Ro. 6:8; 8:17; 8:2; 1 Co. 6:17; 2 P. 1:4
2) Ef. 3:16,17; Gá. 2:20; 2 Co. 3:17,18
3) 1 Co. 8:6; Col. 1:18,19; 1 Ti. 6:15,16; Is. 42:8; Sal. 45:7; He. 1:8,9
4) 1 Jn. 1:3; Jn. 1:16; 15:1-6; Ef. 2:4-6; Ro. 4:25; 6:1-6; Fil. 3:10; Col. 3:3,4
5) Jn. 13:34,35; 14:15; Ef. 4:15; 1 P. 4:10; Ro. 14:7,8; 1 Co. 3:21-23; 12:7,25-27
6) Ro. 1:12; 12:10-13; 1 Ts. 5:11,14; 1 P. 3:8; 1 Jn. 3:17,18; Gá. 6:10


2.
Los santos, por su profesión, están obligados a mantener entre sí un compañerismo y comunión santos en la adoración a Dios y en el cumplimiento de los otros servicios espirituales que tiendan a su edificación mutua,1 así como a socorrerse los unos a los otros en las cosas externas según sus posibilidades y necesidades.2 Según la norma del evangelio, aunque esta comunión deba ejercerse especialmente en las relaciones en que se encuentren, ya sea en las familias o en las iglesias,3 no obstante, debe extenderse, según Dios dé la oportunidad, a toda la familia de la fe, es decir, a todos los que en todas partes invocan el nombre del Señor Jesús.4 Sin embargo, su comunión mutua como santos no quita ni infringe el derecho o la propiedad que cada hombre tiene sobre sus bienes y posesiones.5

1) Heb. 10:24,25; 3:12,13
2) Hch. 11:29,30; 2 Co. 8,9; Gá. 2; Rom. 15
3) 1 Ti. 5:8,16; Ef. 6:4; 1 Cor 12:27
4) Hch. 11:29,30; 2 Co. 8,9; Gá. 2; 6:10; Rom. 15
5) Hch. 5:4; Ef. 4:28; Ex. 20:15

Capítulos:
0. Introducción
1. Cap. I - Las Santas Escrituras
2. Cap. II - Dios y la Santa Trinidad
3. Cap. III - El decreto eterno de Dios
4. Cap. IV - La Creación
5. Cap. V - La Providencia
6. Cap VI. - La caída del hombre, el pecado y su castigo
7. Cap. VII - El Pacto de Dios
8. Cap. VIII - Cristo el Mediador
9. Cap. IX - El Libre Albedrío
10. Cap. X - El llamamiento eficaz
11. Cap. XI - La justificación
12. Cap. XII - La adopción
13. Cap. XIII - La santificación
14. Cap. XIV - La fe salvadora
15. Cap. XV - Arrepentimiento para vida y salvación
16. Cap. XVI - Las buenas obras
17. Cap. XVII - La perseverancia de los santos
18. Cap. XVIII - La seguridad de la gracia y de la salvación
19. Cap. XIX - La ley de Dios
20. Cap. XX - El evangelio y el alcance de su gracia
21. Cap. XXI - La libertad cristiana y la libertad de conciencia
22. Cap. XXII - La adoración religiosa y el día de reposo
23. Cap. XXIII - Juramentos legales y votos
24. Cap. XXIV - El gobierno civil
25. Cap. XXV - El matrimonio
26. Cap. XXVI - La iglesia
27. Cap. XXVII - La comunión de los santos
28. Cap. XXVIII - El bautismo y la cena del Señor
29. Cap. XXIX - El bautismo
30. Cap. XXX - La cena del Señor
31. Cap. XXXI - El estado del hombre después de la muerte y la resurrección de los muertos
32. Cap. XXXII - El juicio final