Iglesia Bautista Reformada del Pacto de Gracia

Sobre Nosotros

Iglesia Bautista Reformada del Pacto de Gracia

Confesión de Fe de Londres de 1689

Cap. XXXII - El juicio final

Capítulos: 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32

1. Dios ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia por Jesucristo, a quien todo poder y juicio ha sido dado por el Padre.1 En aquel día, no sólo los ángeles apóstatas serán juzgados,2 sino que también todas las personas que han vivido sobre la tierra comparecerán delante del tribunal de Cristo3 para dar cuenta de sus pensamientos, palabras y acciones, y para recibir conforme a lo que hayan hecho mientras estaban en el cuerpo, sea bueno o malo.4

1) Hch. 17:31; Jn. 5:22,27
2) 1 Co. 6:3; Jud. 6
3) Mt. 16:27; 25:31-46; Hch. 17:30,31; Ro. 2:6-16; 2 Ts. 1:5-10; 2 P. 3:1-13; Ap. 20:11-15
4) 2 Co. 5:10; 1 Co. 4:5; Mt. 12:36


2.
El propósito de Dios al establecer este día es la manifestación de la gloria de su misericordia en la salvación eterna de los elegidos, y la de su justicia en la condenación eterna de los réprobos, que son malvados y desobedientes;1 pues entonces entrarán los justos a la vida eterna y recibirán la plenitud de gozo y gloria con recompensas eternas en la presencia del Señor; pero los malvados, que no conocen a Dios ni obedecen al evangelio de Jesucristo, serán arrojados al tormento eterno y castigados con eterna perdición, lejos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder.2

1) Rom. 9:22,23
2) Mt. 18:8; 25:41,46; 2 Ts. 1:9; He. 6:2; Jud. 6; Ap. 14:10,11; Lc. 3:17; Mr. 9:43,48; Mt. 3:12; 5:26; 13:41,42; 24:51; 25:30


3.
Así como Cristo quiere que estemos ciertamente persuadidos de que habrá un día de juicio, tanto para disuadir a todos los hombres de pecar,1 como para el mayor consuelo de los piadosos en su adversidad;2 así también quiere que ese día sea desconocido para los hombres, para que se desprendan de toda seguridad carnal y estén siempre velando porque no saben a qué hora vendrá el Señor;3 y estén siempre preparados para decir: Ven, Señor Jesús; ven pronto.4 Amén.

1) 2 Cor. 5:10,11
2) 2 Ts. 1:5-7
3) Mr. 13:35-37; Lc. 12:35-40
4) Ap. 22:20

INICIO

Capítulos:
0. Introducción
1. Cap. I - Las Santas Escrituras
2. Cap. II - Dios y la Santa Trinidad
3. Cap. III - El decreto eterno de Dios
4. Cap. IV - La Creación
5. Cap. V - La Providencia
6. Cap VI. - La caída del hombre, el pecado y su castigo
7. Cap. VII - El Pacto de Dios
8. Cap. VIII - Cristo el Mediador
9. Cap. IX - El Libre Albedrío
10. Cap. X - El llamamiento eficaz
11. Cap. XI - La justificación
12. Cap. XII - La adopción
13. Cap. XIII - La santificación
14. Cap. XIV - La fe salvadora
15. Cap. XV - Arrepentimiento para vida y salvación
16. Cap. XVI - Las buenas obras
17. Cap. XVII - La perseverancia de los santos
18. Cap. XVIII - La seguridad de la gracia y de la salvación
19. Cap. XIX - La ley de Dios
20. Cap. XX - El evangelio y el alcance de su gracia
21. Cap. XXI - La libertad cristiana y la libertad de conciencia
22. Cap. XXII - La adoración religiosa y el día de reposo
23. Cap. XXIII - Juramentos legales y votos
24. Cap. XXIV - El gobierno civil
25. Cap. XXV - El matrimonio
26. Cap. XXVI - La iglesia
27. Cap. XXVII - La comunión de los santos
28. Cap. XXVIII - El bautismo y la cena del Señor
29. Cap. XXIX - El bautismo
30. Cap. XXX - La cena del Señor
31. Cap. XXXI - El estado del hombre después de la muerte y la resurrección de los muertos
32. Cap. XXXII - El juicio final